COMCIL 2016-10-19T10:55:15+00:00

comcil

Comunidad Científica Loyola (COMCIL)

El aporte  fundamental del COMCIL es la enseñanza de la ciencia, para ir más allá de lo curricular, manteniendo el espíritu de la inquietud científica de conocer y comprender el cosmos.  Todas la observaciones realizada en el Club de Astronomía del COMCIL son  descritas en el   registro científico que llevamos, algunas de estas se  envían a centros homólogos de Estados Unidos.

Información

La Comunidad Científica Loyola “COMCIL” tiene 31 años de labor continua, siendo fundada por el padre jesuita Pedro Pablo Cartaya. Durante años, cuatros clubes integran esta prestigiosa institución del Colegio Loyola: Astronomía, Meteorología, Radio club de radioaficionados y Sismología. En la actualidad el Club de Astronomía es el de mayor interés y atractivo para los alumnos.

Durante todo el año escolar se desarrolla un programa teórico y práctico estudiando todos los fenómenos y conceptos científicos, dependiendo nivel de estudio de los alumnos. Desde sus inicios más de 400 jóvenes comcilistas han participado en las actividades científicas de este centro.

Nuestro principal objetivo está sustentado en el campo de la investigación, forjando hombres y mujeres de ciencia para el hoy y el mañana, siendo capaces de descubrir a Dios a través de la grandeza de toda su obra creadora en el universo.

El COMCIL cuenta con unas excelentes instalaciones, dotadas de equipos e instrumentos de observación, que permite realizar las labores de investigación y experimentos. En el año 2003 inauguramos un moderno observatorio astronómico, con cúpula de rotación eléctrica que constan de un sofisticado telescopio reflector de 12 pulgadas de diámetro modelo Schimidt-Cassegrain f/10, automatizado, que contiene una base de datos con más de 65,000 objetos celestes computarizados en su interior, donado por la promoción Omega 87, un Sismógrafo de gran precisión y numerosos aparatos de meteorología para la predicción del tiempo y pronósticos de huracanes.

“El Colegio Loyola es la única institución académica del país que posee clubes de estudio en las áreas señaladas”.

Los jóvenes que participan en las actividades del COMCIL lo realizan de manera voluntaria ya que son actividades extracurriculares. En el COMCIL se hace mucho énfasis en los conceptos fundamentales de la ciencia, los pasos del método científico y el manejo de instrumentación, se le enseñan técnicas de orientación de lo puntos cardinales, utilizando objetos astronómicos.

Específicamente en el Club de Astronomía cada vez que el clima lo permite ponemos en funcionamiento el Observatorio, para disfrutar de las maravillas y el esplendor de los diversos objetos astronómicos, identificar las principales constelaciones, observar las manchas solares, los cráteres y montañas de la lunas, las fases de Venus, los satélites de Júpiter, los hermosos anillos de Saturnos e innumerables estrellas dobles, cúmulos estelares, galaxias y algunas veces espectaculares comentas que cruzan nuestro universo. También realizamos observaciones directas y astrofotografías de los eclipses de sol y luna y del tránsito de Venus a través del disco solar.

Cuando ocurre un evento astronómico de cierta importancia invitamos a los padres del colegio, profesorado y el público en general a nuestras instalaciones quienes quedan positivamente impresionados de lo que sucede en nuestro amplio universo.

El aporte fundamental del COMCIL es la enseñanza de la ciencia, para ir más allá de lo curricular, manteniendo el espíritu de la inquietud científica de conocer y comprender el cosmos. Todas la observaciones realizada en el Club de Astronomía del COMCIL son descritas en el registro científico que llevamos, algunas de estas se envían a centros homólogos de Estados Unidos.

Muchas de nuestras investigaciones y observaciones han sido tomada en cuenta y publicadas por algunas respetables revista de astronomía por la credibilidad de los argumentos.

En la actualidad en el COMCIL hay tres secciones en la cual participan un total aproximado 80 estudiantes.

El Asesor del Club de Astronomía, Ramón Caraballo (primero de la izquierda), explica a Ricardo Martínez (segundo a la derecha), que velocidad debe tener el eclipse total de luna del 20/21 de enero del 2000, mientras Iván T. Henríquez (tercero de la izquierda) ayuda a iluminar la hoja de apuntes.

La parte práctica o experimental se desarrolla en las instalaciones del observatorio del COMCIL, donde tenemos una gran variedad de instrumentos y accesorios que nos permite estudiar los fenómenos astronómicos. Entre las demostraciones experimentales que hacemos están:

  1. Estudiamos las leyes de la óptica haciendo un estudio de cómo se comporta la luz a través un lente (Telescopio Refractor) y al reflejarse en un espejo parabólico (Telescopio Reflector)
  2. Analizamos el movimiento de rotación de la tierra con la simple observación del movimiento de las constelaciones en una noche.
  3. Descripción del movimiento de la luna alrededor de la tierra siguiendo sus fases cambiantes.
  4. A través de la observación telescópica hemos podido demostrar que la luna carece de atmósfera al visualizar detalladamente los rasgos en su superficie.
  5. En la observación de los cuatros satélites de Júpiter hemos podido llegar a la conclusión de que este planeta representa una réplica de un sistema solar en miniatura a los satélites orbital al planeta.
  6. Hemos podido cuantificar el periodo orbital para cada uno de los satélites.
  7. En las observaciones de los espectaculares anillos de Saturno percibimos a través de los telescopios, que estos rodean al planeta sin tocarlo en ningún punto, solamente por su fuerza de gravedad.
  8. Se hicieron varios experimentos con éxitos en las Olimpiadas Científicas de la UNPHU ganándose en ellos los primeros premios. Uno de ellos consistió en un estudio con decenas de pacientes de corazón y la relación con la baja presión atmosférica de las 4 de la mañana.
  9. Otra fue la relación de la luma nueva y llena y la incidencia de más accidentes de tráficos e irritabilidad de los pacientes mentales en el hospital siquiátrico del 28.

© COLEGIO LOYOLA | Comunidad Científica Loyola “COMCIL”